Tipos Morfológicos

Tipo físico
Autor: Robert S. de Ropp

El estudio de las características de la esencia implica una comprensión del tipo físico y de los rasgos que tienden a acompañarlo. Ya en los tiempos de Hipócrates se había reconocido la existencia de diversidad de tipos y temperamentos. Hipócrates mismo, observador cuidadoso, notó que algunas psiques contienen ciertas debilidades, una propensión a ciertas enfermedades. Dominado como estaba por la teoría de los cuatro humores, clasificó los tipos de acuerdo a eso, designándolos como colérico, melancólico, flemático y sanguíneo. No fue una clasificación tan mala, ya que permaneció en uso por más de dos mil años.

Recientemente, clasificaciones más refinadas (la de Ernst Kretchmer, Carl G. Jung, W. H. Sheldon, H. J. Eysenck, R. B. Cattel) trajeron a la ciencia de la tipología una cantidad de datos bioquímicos y morfológicos que pueden a veces parecer un estorbo por su abundancia. Para propósitos prácticos, parece difícil mejorar el sistema ofrecido por Sheldon en sus dos libros, The varieties of human physique y The varieties of temperament (“Las variedades de la figura humana” y “Las variedades del temperamento”). Aquí sólo se ofrece un pequeño bosquejo del sistema, con objeto de familiarizar al lector con la terminología de Sheldon y para indicar la clase de obstáculos que la gente de diferentes tipos puede encontrar cuando empieza a hacer esfuerzos deliberados para adquirir estados superiores de conciencia.

La teoría básica de Sheldon (avalada por una abundancia de pruebas) es que el temperamento está relacionado con la figura. Esto es intuitivamente comprendido por todo novelista o escritor experimentado. Los tres prototipos de Shakespeare: Falstaff, Hotspur y Hamlet, corresponden tanto física como temperamentalmente a las tres morfias físicas y a las tres tonías temperamentales de Sheldon. Falstaff es el endomorio extremo. Es como un barril (“este tonel de hombre”), típicamente ovalado en su contorno. Hotspur, el fiero luchador, es el mesomorfo extremo, musculoso, ancho de hombros, de caderas estrechas, triangular en su contorno. Hamlet, el pensador irresoluto, es flaco y angular, lineal en su contorno, el típico ectomorfo. Sus temperamentos corresponden a su psique. Falstaff, con su pasión por la comida, es viscerotónico; Hotspur, con su pasión por la acción y el riesgo, es somatotónico; Hamlet, enredado en su actividad cerebral sin fin, es cerebrotónico.

Con el sistema de Sheldon, tanto el somatotipo (tipo de la figura) como la clase de temperamento se pueden expresar cuantitativamente. El “índice de la figura” tiene tres cifras. La primera mide la endomorfia, la segunda la mesomorfia, la tercera la ectomorfia. Estas se gradúan del 1 al 7. Así, un índice de figura de 7-1-1 nos dice que se trata de un cuerpo con el más alto nivel posible de endomorfia, desbalanceado por lo escaso de los otros componentes (un cómico gordo, el “agradable payaso práctico” de Kretschmer). Pero un índice 3-4-3 indicaría una psique equilibrada, con una ligera preponderancia de la mesomorfia. Similarmente, el índice del temperamento tiene también tres cifras, que miden la viscerotonía, la somatotonía y la cerobrotonía, en ese orden. Estas también se gradúan del 1 al 7. Un índice de temperamento 7-1-1 indica una viscerotonía extrema, sin ninguna fuerza compensatoria de los otros componentes. Pero un índice 4-4-4 sugiere un temperamento ricamente dotado, en el cual los tres componentes están bien desarrollados.

Quien desee conocer su esencia, deberá valorar tanto su somatotipo como su temperamento, y deberá asimismo aprender a estimar estas cantidades en los demás. Este es un arte elegante, análogo al “sentido de la forma” desplegado por un experto juez de ganado. La práctica favorece el desarrollo de la observación objetiva y profunda. El somatotipo y el temperamento son cualidades de la esencia, pero la persona, en la mayoría de los casos, es determinada por la esencia, así como la forma de un edificio está determinada por el contorno de sus cimientos. Ocasionalmente, uno encuentra individuos que tratan de adoptar una persona totalmente opuesta a su esencia. El resultado, a menos que el individuo sea un actor nato (una cualidad de la esencia), es ridículo, por lo general.

El siguiente bosquejo del sistema de Sheldon se ofrece sólo para dar al lector una base en la cual pueda apoyar sus observaciones. Para una comprensión completa del método, deberá consultar los textos originales.

Tomado del libro: The Master Game
Este texto es con el fin de divulgación exclusivamente y sin ningún afán de lucro.

Acerca de culturismodigital

Aficionado al culturismo.
Esta entrada fue publicada en Temas generales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tipos Morfológicos

  1. culturismodigital dijo:

    Estimados visitantes,
    Por problemas técnicos, la gran mayoría de los comentarios y preguntas realizadas en las diferentes entradas de este blog desde el 14 de octubre hasta hoy, se perdieron. Si algún visitante formuló una pregunta o hizo algún comentario a partir de esa fecha agradecemos la repita a partir de hoy que logramos recuperar la operación del sistema.
    Disculpen los inconvenientes.
    CULTURISMO DIGITAL

Los comentarios están cerrados.