THE ANABOLIC DIET – La Dieta Anabólica (en español – Parte III)

por: Dr. Mauro Di Pasquale

CAPÍTULO 1

BENEFICIOS DE LA DIETA ANABÓLICA – MÁS MÚSCULO, MENOS GRASA CORPORAL Y ES TODO NATURAL.

Por más de 20 años el público americano se le ha dicho que cuide la ingesta de grasa o sufrirá las consecuencias. La “histeria de la grasa” nacional se puso tan mala que por allá en 1989 la Academia Nacional de Ciencias advirtió a todo el mundo, a pesar de la presencia o ausencia de riesgo de enfermedades coronarias cardíacas, apegarse a una dieta restringida baja en grasas. Los señores del “lowfat” amaron esta advertencia y la industria de alimentos procedió a tomar ventaja de la situación, como siempre hacen, y salieron con toda una nueva línea de productos “lowfat” o “fat free” que muchos de los cuales no lo eran.

Por qué grupos como mujeres pre-menopáusicas y niños, quienes son inmunes a las enfermedades coronarias cardíacas, deben hacer tal dieta restringida no fue explicado. Mientras tanto, otras complejas e interrelacionadas causas de enfermedades cardíacas coronarias como la falta de ejercicio, la obesidad, el estrés, la genética y la ingesta calórica fueron ampliamente ignoradas. La grasa fue la culpable. Cualquier posibilidad de que la grasa de la dieta pudiese ser utilizada para causar buena salud y mejorar el desempeño físico fue convenientemente desestimada.

Como resultado, la gente comenzó a comer esos carbohidratos. Comenzaron a fijarse en lo que comían. Encima, comenzaron a advertir la cantidad de grasa que estaban comiendo e hicieron lo imposible para evitarla como si se tratara de una plaga. Y ¿adivinen? Como sociedad nos hicimos más gordos que nunca. Nos estamos haciendo más y más gordos cada vez. El desfile de infartos no ha parado. ¿Qué está mal en esta “foto”?

Mientras tanto, los fisicoculturistas no parecían estar obteniendo el tipo de crecimiento que estaban buscando al consumir todos esos carbohidratos. Seguro se ponían grandes. Pero también se ponían gordos. Para el momento de la competencia, estaban muy frecuentemente donde habían estado antes de haber empezado con todo el ciclo de la dieta. El sonido de las sirenas de los esteroides sonaba invitando cada vez más.

Pero ahora hemos obtenido una alternativa. Una saludable y efectiva. Es llamada la Dieta Anabólica y ha sido sorprendente llevándole la contra a los Señores del “Lowfat” y dándole a los fisicoculturistas el crecimiento que querían sin añadir grasa corporal. En este capítulo esbozaremos los muchos beneficios que pueden ser ganados de la Dieta Anabólica y empezaremos a ver las razones por las cuales funciona. Al terminarlo, no creo que estén tentados a volver al viejo trajín de esa dieta alta en carbohidratos.

Beneficios físicos

Aumenta la masa magra corporal SIN esteroides anabólicos: Esta es una de las reales grandes ventajas de la Dieta Anabólica. Como se describió en el capítulo previo, la dieta hace muchas de las mismas cosas hormonalmente que hacen los esteroides, solo que de forma natural dentro del cuerpo y sin riesgos.

Disminuye la grasa corporal sin sacrificar masa magra: A diferencia de la dieta alta en carbohidratos, cuando se gana peso en la Dieta Anabólica, mucho menos es grasa corporal y mucho más es músculo. Hemos descubierto que, lejos de lo que han hecho creer, comer grasa no conlleva a ponerse gordo. De hecho, la grasa de la dieta es un instrumento para incrementar la lipólisis o el desdoblamiento de la grasa y la resultante pérdida de grasa corporal. También hemos descubierto que el fisicoculturista mantendrá más masa corporal magra durante la fase de corte de una dieta.

En la dieta alta en carbohidratos, si se ejercita correctamente y se hace todo lo demás bien, se notará que cuando se pierde peso, cerca del 60% de él es grasa y 40% músculo. Se puede llegar a definir, pero se es mucho más pequeño de lo que podría ser. En la dieta alta en grasas encontramos que esos porcentajes bajarán en un 90% de grasa y 10% de músculo, y esto es una gran ventaja para el fisicoculturista que quiere mantener músuculo en la medida que define. Con la dieta alta en grasas se puede bajar al peso que se quiere pero manteniendo mucho más masa magra corporal. Se es más grande y más fuerte.

Toma dos atletas, uno con una dieta alta en carbohidratos y uno con la Dieta Anabólica, ponlos a ganar 5 kilos y encontrarás que el que hizo la Dieta Anabólica ganó un mayor porcentaje de músculo. Del mismo modo, cuando se pierde peso, el atleta con la Dieta Anabólica perderá mucho menos músculo que el atleta que ha estado con un alto consumo de hidratos de carbono. ¿En cuál dieta preferirías estar tú?

Sintiéndose más fuerte mientras se pierde grasa corporal: Esto me da la razón. La fuerza es proporcional a la masa muscular. Cuando se está en una dieta alta en carbohidratos y sacrificando masa limpia para definir, uno obviamente se va a sentir más débil. Debido a que la Dieta Anabólica cicla las fases de carga de carbohidratos semanalmente para estimular la producción de insulina y provocar el crecimiento, tampoco se caerá en los abatimientos psicológicos que suele caerse siguiendo una dieta todo el tiempo igual cada semana. Hay variedad en la dieta, y esto ayudará a estar más energizado y comprometido de lo que se estará en una dieta alta en carbohidratos.

Maximiza los efectos de las hormonas anabólicas endógenas: Esta dieta maximiza los niveles en plasma de testosterona, hormona de crecimiento e insulina para promover el crecimiento. Básicamente, condiciona el sistema hormonal para crear un ambiente anabólico endógeno natural. Esto maximiza el efecto de estas 3 hormonas anabólicas las 24 horas del día porque, contrario a la creencia popular, no solo se construye músculo después del entrenamiento sino durante el mismo también.

Esto no es fácil. Muchas hormonas son reactivas de otras. Por ejemplo, mientras la insulina sube, la hormona de crecimiento puede bajar. Si la insulina decrece, la hormona de crecimiento se incrementará. Las dos sustancias generalmente no trabajan juntas, pero podrían. Si pudiéramos incrementar ambas sustancias, se obtendría un mejor efecto anabólico que con el incremento de una sola de ellas.

Luego daremos algunos suplementos que pueden usarse con la Dieta Anabólica que ayudarán a incrementar la insulina, la testosterona y la hormona de crecimiento como se necesite. Encontrarás 2 de nuestras fórmulas a utilizar antes, durante e inmediatamente después de tus entrenamientos. Esto es especialmente importante porque durante y después del entrenamiento puede ocurrir un decrecimiento de la testosterona en plasma y de la hormona de crecimiento.

A nivel celular en el cuerpo, se necesitan las hormonas anabólicas elevadas para que lleven aminoácidos adentro de las células para la formación proteica. Así es como se crece. En la Dieta Anabólica, sus ciclos semanales lo incorporan y los suplementos trabajarán para hacer esto antes, durante y después del entrenamiento.

Incrementa la fuerza mientras se pierde grasa corporal: La gente con la Dieta Anabólica frecuentemente se de cuenta que en la medida que pierden peso y grasa corporal, incrementan su fuerza. A la mayoría de los fisicoculturistas les parece increíble. Ellos saben que mientras pierden peso también pierden músculo y fuerza. Pero con la Dieta Anabólica, pierden mucho menos músculo y eso, en combinación con el hecho de que sus cuerpos están trabajando en un ambiente anabólico, los hace sentirse más fuertes. Ellos se van dando cuenta en la medida que observan cómo se va la grasa mientras su fuerza se incrementa al mismo tiempo.

Decrecimiento de la actividad catabólica del cuerpo: La Dieta Anabólica baja los niveles de cortisol, una hormona segregada por las glándulas adrenales que desdobla las células musculares para usarlas como energía. Los suplementos que recomendaremos para usar con la dieta también disminuirán la pérdida de células musculares durante y después del entrenamiento, mientras incrementan la insulina y eleva los niveles hormonales en los momentos críticos para promover un efecto anabólico. En simples palabras, se destruirán menos células musculares mientras se añaden más.

Evita los problemas de salud de la dieta alta en carbohidratos: Los carbohidratos incrementarán los niveles de insulina y esto produce un efecto anabólico (construcción de músculo) cuando es utilizado adecuadamente. En la Dieta Anabólica, usamos una fase de carga los fines de semana para hacer justamente eso. Pero cuando la insulina es crónicamente alta o tiene altibajos debido a una dieta alta en carbohidratos se vuelve una hormona lipogénica (productora de grasa) y comienza a dejar grasa en el cuerpo, y mucha. Eso es por lo que debe ser controlada. Notarás eso en la Dieta Anabólica, el individuo incrementará el consumo de carbohidratos en el fin de semana únicamente hasta el punto en que comience a aumentar la grasa corporal. Entonces se regresa a la dieta alta en grasa el lunes, antes de que el daño esté hecho.

Esta es la razón por la que se tiende a almacenar mucha más grasa con una dieta alta en carbohidratos. Con la insulina incontrolada, se almacena grasa indiscriminadamente. La elevación crónica de la insulina también tiende a depositar grasa en las caderas y otras zonas del cuerpo acosadas por la grasa causando la aparición de la celulitis que enloquece especialmente a las mujeres.

El incremento en la obstrucción de las arterias que conlleva a los ataques cardíacos también aparenta ser un síntoma de una dieta crónica alta en carbohidratos. Si puedes mantenerte alejado de los azúcares simples y la comida chatarra, puedes limitar el daño, por supuesto. Sería difícil criticar severamente a alguien quien come montones de vegetales, ensaladas y papas.

Aunque, todos esos carbohidratos conducirán a la acumulación de grasa a menos que se regulen como lo proponemos en esta dieta. Los carbohidratos se incrementan hasta el punto en que tendrán un efecto beneficioso sobre la masa corporal magra. Estimulando la producción de insulina, con la carga de carbohidratos los fines de semana, podemos acelerar el movimiento de los nutrientes a través del torrente sanguíneo y hasta el interior de las células musculares. Los aminoácidos son llevados al interior de las células musculares donde pueden formar los bloques para construir las proteínas y finalmente el crecimiento muscular. Pero antes de que los niveles de insulina hayan sido elevados demasiado tiempo y la grase comience a ser almacenada, los carbohidratos son eliminados y la insulina puesta bajo control.

BENEFICIOS FÍSICOS DE LA DIETA ANABÓLICA
  • Aumenta la masa magra corporal SIN esteroides anabólicos
  • Disminuye la grasa corporal sin sacrificar masa magra
  • Maximiza los efectos de las hormonas anabólicas endógenas
  • Incrementa la fuerza mientras se pierde grasa corporal
  • Disminuye la actividad catabólica del cuerpo
  • Evita los problemas de salud de la dieta alta en carbohidratos
  • Mantiene en forma todo el año en lugar de una o dos veces
  • Se mejora de concurso a concurso y año a año
  • Incrementos de resistencia

Mantiene en forma todo el año en lugar de una o dos veces: La Dieta Anabólica te permite mantenerte en forma todo el año. No es una dieta donde se engorde y luego haya que eliminar la grasa corporal, y el proceso se vuelve doloroso y difícil que no puede mantenerse la dieta. Como tal, no es una de esas dietas baja en grasas donde se lucha mental y físicamente a lo largo de todo el año y no ayuda, pero se sigue y se termina exhausto y frustrado.

La dieta anabólica es un estilo de vida. Una que puede mantenerse todo el año. Es muy confortable porque es natural. Salpica con períodos altos en grasas con sesiones regulares de carbohidratos de muchas maneras como nuestros antiguos ancestros lo hacían.

Tampoco se deja nada en esta dieta. Se pueden comer esas carnes y quesos los días de semana, y en los fines de semana cargar con tus carbohidratos favoritos. No es torturador como otras muchas dietas de los fisicoculturistas. ¿Quieres ir de fiesta y tomarte una cerveza el fin de semana? Adelante. Todas las comidas están permitidas, aunque en su momento oportuno de la semana, en esta dieta.

Mientras tanto, si se hace adecuadamente, esta dieta permitirá mantener la grasa en torno al 10% de forma consistente y cortar a 4-5 porciento cuando se necesite mientras se mantiene la masa corporal magra. No se hará una maratón en la fase de corte y te pondrás a punto para la competencia muy rápidamente.

Y, si la dieta se sigue responsablemente y se mantiene, cada vez que se pase por el ciclo o se complete la fase pre-competición, un atleta se debería convertir en más pesado y, al final, tan cortado como lo estaba al final de su último ciclo. En lugar de estancarse como muchos fisicoculturistas hacen, el atleta mejorará de competencia a competencia y de año a año.

Incremento de resistencia: Hemos encontrado también que para muchos atletas, la resistencia se incrementa realmente con una dieta alta en grasas. De nuevo, esto va en contra de la creencia popular que cree que la resistencia en el ejercicio está relacionada con la cantidad de carbohidratos almacenados en el músculo, y que una dieta baja en carbohidratos disminuye el desempeño.

El la dieta alta en carbohidratos/baja en grasas, el atleta comienza a entrenar y la glucosa en la sangre es utilizada casi inmediatamente. A ese punto, el glucógeno o depósitos de carbohidratos en el músculo son utilizados para suministrar energía. Después de 15 minutos aproximadamente estos también se han agotado. En ese punto el cuerpo tiene que volver a quemar grasa o músculo para combustible. Desafortunadamente, cuando se está en la dieta alta en carbohidratos, el cuerpo no es muy eficiente quemando grasas y se termina quemando un 50% de proteína proveniente de los músculos y 50% de grasas para las necesidades energéticas.

Sin embargo, una vez que te has cambiado a la dieta alta en grasas, tu cuerpo primeramente usará la grasa para proveerse de energía. Una vez que el glucógeno se ha agotado recurrirá primero a esos almacenes de grasa corporal. La grasa se vuelve casi como el azúcar para el cuerpo y éste preferirá utilizar los depósitos de grasa en vez de músculo para proveerse de energía. De este modo, menos grasa es almacenada por el cuerpo y más es utilizada. El cuerpo tiende mucho menos a fabricar grasa y más a quemarla. Un porcentaje más alto de masa muscular magra es el resultado.

En un estudio reciente, se descubrió que las ratas adaptadas a una dieta alta en grasas no tenían una disminución en su capacidad de resistencia, incluso después de recuperarse de un exhaustivo entrenamiento previo. El incrementado almacenamiento y utilización de los triglicéridos intramusculares (ácidos grasos) pareciera ser la causa de esta condición.

La ventaja metabólica

El Adenosín Trifosfato (ATP) es la fuente de todas las actividades metabólicas en el cuerpo humano. Con el objetivo de obtener la energía que organismo necesita para la contracción muscular, la respiración, el funcionamiento de las células cerebrales y para, virtualmente, todas las otras actividades, el ATP debe ser generado. La gente se ha hecho la idea de que debe tenerse glucógeno y glucosa proveniente de los carbohidratos para que el cuerpo produzca y reponga el ATP y sobreviva.

Lo que la gente no entiende es que la proteína y la grasa tienen sus propios mecanismos para proveer energía al cuerpo y reponer el ATP. Es un error decir que necesitas hidratos de carbono para funcionar.

Cuando los hidratos de carbono constituyen la mayor parte de tu dieta, básicamente quemas la glucosa de los carbohidratos como energía. La glucosa entra al cuerpo y la insulina es segregada por el páncreas para utilizarla como energía inmediata, o almacenarla como glucógeno en el hígado y en los músculos. La glucosa no almacenada como glucógeno es convertida en triglicéridos (grasa corporal). Cuando es necesaria más energía, el glucógeno es convertido nuevamente en glucosa y utilizado directamente por la célula o transportado a través del torrente sanguíneo a otras células para su conversión y uso como energía.

Cuando la grasa constituye la mayor parte de tu dieta, ya no se tienen esas grandes cantidades de glucógeno disponible para energía. La mayoría de tu energía vendrá del desdoblamiento de los ácidos grasos libres de tu dieta o de los almacenes de grasa corporal. En lugar de quemar el glucógeno almacenado o la glucosa para energía, el cuerpo quema ácidos grasos libres o triglicéridos (la forma almacenable de los ácidos grasos libres).

Básicamente, una dieta alta en grasas activa las enzimas lipolíticas (quemadoras de grasas) en el cuerpo y minimiza la actividad de las enzimas lipogénicas (productoras de grasa). Los ácidos grasos libres y los triglicéridos de la dieta se convierten en la principal fuente de energía. Los triglicéridos son rotos para liberar los ácidos grasos y por ende los ketones, una fuente que puede ser usada como energía por las células del cuerpo. Los ácidos grasos libres toman el lugar de la glucosa y los triglicéridos actúan como glucógeno.

Cuando los hidratos de carbono son la principal fuente de energía del cuerpo, éste produce insulina para procesarlos y almacenarlos. Todo esto está bien y es bueno pero, como discutimos arriba, uno de los problemas con la insulina es que activa las enzimas lipogénicas (productoras de grasas) del cuerpo y minimiza la actividad de las lipolíticas (quemadoras de grasa). A lo que esto nos lleva es a un incremento del almacenamiento de grasa corporal y una disminución en la cantidad de grasa acumulada que será quemada.

Lo exactamente opuesto ocurre con la dieta alta en grasas. Luego de sufrir el “cambio metabólico” de ser una maquina quemadora de carbohidratos a una quemadora de grasas, la lipogénesis (la producción y almacenamiento de grasa en el cuerpo) decrece, y la lipólisis (la quema de ambas, grasa corporal y de dieta para energía) incrementa. Quemarás grasa como tu principal combustible y, en lugar de usar el glucógeno o desdoblar las preciosas proteínas, quemarás la grasa de tu cuerpo para obtener la energía necesaria.

Esto puede tener un gran efecto sobre el % de grasa corporal y las investigaciones han comenzado ahora a documentar este efecto. En un estudio sobre el peso ideal en sujetos humanos, se descubrió que las dietas altas en grasas eran acompañadas por un muy fuerte efecto lipolítico (quema de grasas).

En otro estudio focalizado en sujetos obesos se descubrió que, teniendo grupos con una dieta alta en carbohidratos/relativamente baja en grasas y otra baja en carbohidratos/ relativamente alta en grasas, los sujetos con la dieta baja en carbohidratos perdían significativamente más grasa. Aunque prevaleciendo la sabiduría que predeciría que la dieta alta en grasas simplemente haría a la gente más gorda, REALMENTE PERDIERON MÁS GRASA CON LA DIETA ALTA EN GRASAS.

Puede sonar loco, pero así es el modo en que trabaja el cuerpo. Una vez que te hayas adaptado a una dieta alta en grasas, la grasa no engendra grasa. A pesar de lo que hayas oído, UNA DIETA ALTA EN GRASA NO AGREGA MÁS GRASA, LA QUITA.

Estudios con otros animales han producido resultados adicionales sorprendentes. Un estudio con hamsters descubrió que una dieta alta en grasas agregaba peso mientras disminuía la lipogénesis (construcción de grasa). Los hamsters ganaron grandes cantidades de peso, pero este peso fue más debido a un incremento en masa muscular magra que de grasa.

En otro estudio se descubrió que los hamsters alimentados con una dieta alta en grasas tuvieron una más baja actividad de las enzimas lipogénicas y menos contenido de grasa corporal que los hamsters alimentados con una dieta baja en grasas bajo condiciones sedentarias y de ejercicio.

Protegiendo a las proteínas

Un importante beneficio del cambio metabólico que ocurre cuando uno va de una dieta alta en hidratos de carbono a una anabólica es que la grasa se vuelve un protector de la proteína del cuerpo. Cuando se utilizan los carbohidratos como la principal fuente de energía, el cuerpo tomará proteína muscular, la romperá y formará glucosa de ella para quemarla como energía, una vez que las reservas de energía se hayan consumido. Aquí es donde la actividad catabólica (destrucción del músculo) toma lugar. Estarás sentado  allí, alegremente trabajando, y haciendo que tus músculos se desvanezcan mientras lo haces. Estarás básicamente quemando músculo como combustible para el entrenamiento.

No se llega ni remotamente a este colapso muscular con la Dieta Anabólica. Algún músculo se quemará, pero la grasa disponible servirá como alternativa al músculo como fuente de energía en mayor grado.

En cualquier momento que se esté ejercitando y el cuerpo necesite energía, él desdoblará lo que necesite, incluyendo músculo, para proveerse de esa energía. Uno de los modos en que los fisicoculturistas luchan contra esto es consumiendo bebidas azucaradas durante el entrenamiento. El cuerpo no necesitará destruir músculo para obtener energía porque tiene una fuente externa entrando constantemente. La grasa trabaja del mismo modo cuando se está en la Dieta Anabólica. Protege al músculo poniendo como alternativa una fuente disponible de energía.

Debe ser recordado que, junto con el anabolismo (construcción de tejido muscular) el fisicoculturista está también preocupado por el catabolismo (la destrucción de este tejido). Las investigaciones han mostrado que la Dieta Anabólica podría ser llamada también la “Dieta Anticatabólica”. Además de permitir que el sistema hormonal del cuerpo queme grasa mejor y produzca masa muscular magra, también ayuda en la disminución de la cantidad de músculo que puede ser perdido durante un entrenamiento o a lo largo de una fase de dieta restrictiva.

Investigaciones han demostrado que los ketones corporales quemados para energía en la Dieta Anabólica, D-Beta-hidroxibuterato y acetoacetato, realmente disminuyen el catabolismo proteico. Un estudio reciente con ratas de laboratorio también demostró que un tratamiento combinado con insulina, testosterona y una dieta alta en grasas/alta en proteínas lleva a una disminución de la pérdida muscular y el crecimiento causados por la hormona catabólica corticosterona.  Otra investigación demostró mayores ganancias proteicas y menores ganancias de grasa en ratas con una dieta alta en grasas. Las implicaciones para decrecimientos similares de catabolismo en humanos al adoptar una dieta alta en grasas son obvias.

BENEFICIOS METABÓLICOS DE LA DIETA ANABÓLICA
  • Quema grasa en vez de glucosa promoviendo la lipólisis
  • Quema grasa en vez de glucosa disminuyendo la lipogénesis
  • Sin grasa en la dieta, el cuerpo almacena grasa en exceso
  • La proteína muscular es protegida
  • La grasa corporal en más móvil y agradablemente distribuida

La grasa no es el enemigo

La gente tiene una mala actitud con respecto a la grasa de las dietas y está principalmente basada en creencias totalmente erradas. Piensan que si se come grasa, se ponen gordos. Eso es lo que todo el mundo en los medios, médicos y en la industria alimenticia dicen. ¿Por qué cuestionarlo?

El hecho es que, algunas veces, se ha tenido que cuestionar a la autoridad. La realidad es que cuanta menos grasa se coma, más el cuerpo querrá para almacenar y empaquetar para cuando se de la oportunidad. En gran parte, esto es causado por niveles crónicos altos de insulina causados por la dieta alta en carbohidratos, cuanto más insulina produzcas, más insulina almacenarás. Aunque pueda sonar loco, la verdad es que ¡GANARÁS  MÁS GRASA CON UNA DIETA ALTA EN CARBOHIDRATOS QUE CON LA DIETA ALTA EN GRASAS/ALTA EN PROTEÍNAS QUE TE DAMOS AQUÍ!

Si no tienes grasa proveniente de la dieta en el cuerpo, el cuerpo querrá producirla. Se anticipará al desastre y querrá almacenarla como compensación frente a posibles tiempos difíciles. El cuerpo es un instrumento conservador, especialmente en materia de supervivencia. Lo que pasa cuando se está en la Dieta Anabólica es que el cuerpo reconoce que se está consumiendo grasa en abundancia y bioquímicamente la recicla. Si el cuerpo no la recibiera, almacenaría mucha de la preciosa cantidad dada.

Y si se quiere perder grasa, la dieta alta en hidratos de carbono no puede competir con la Dieta Anabólica de ningún modo. La dieta alta en grasa activa radicalmente las enzimas para la ruptura de la grasa en el cuerpo. Te vuelves, básicamente, en una máquina quemadora de grasa y usarás la grasa que justamente se ingiera – y aquella que ya está en el organismo – mucho más fácilmente.

Otro aspecto importante de la Dieta Anabólica que hemos descubierto es que la GRASA CORPORAL ES MÁS MOVIBLE. Algunas personas tienen áreas de depósito de grasa. Estas son depósitos de celulitis o sacos de grasa. Lo que hemos descubierto es que con la Dieta Anabólica logramos redistribuir la grasa mucho más pareja en el marco corporal. No hay sacos o áreas de depósito de grasa.

Recientemente tuve una paciente quien había siempre tenido problemas con grandes depósitos de grasa en sus glúteos, muslos internos y bajo abdomen. Con la Dieta Anabólica, se descubrió a sí misma perdiendo grasa de forma homogénea en todo el cuerpo y estaba más complacida al ver perder grasa de áreas proporcionalmente y que nunca antes habían respondido. No sabemos todavía si esto trabaja así universalmente, pero hemos visto suficientes sujetos como para saber que la Dieta Anabólica trabajará de este modo, al menos, en una buena parte de la población.

El límite psicológico

Además de sus muchas físicas y metabólicas ventajas, la Dieta Anabólica te dará un límite psicológico superior a la una dieta alta en carbohidratos. Las dietas, por su naturaleza, son psicológicamente fuertes. Sólo la palabra “dieta” en sí misma es suficiente para enviar a la gente corriendo al refrigerador por un calmante y tranquilizador bocado de lo que sea que se supone no deberían consumir.

“Dieta” implica sacrificio, de hacer algo que no deseamos hacer. Casi imposible de sostener indefinidamente, si no estabas ya deprimido por la dieta misma, el hecho de que te encuentres a ti mismo dejándola o abandonándola puede realmente enviarte al precipicio.

La Dieta Anabólica es algo nuevo. Están incluidas muchas ventajas motivacionales y psicológicas:

Incremento de energía: Los cientos de fisicoculturistas que hemos monitoreado en esta dieta han expresado gran complacencia con el incremento de energía que ellos aparentan tener con ella. Si es un mecanismo bioquímico real el que la causa, no lo sabemos. Pero ella es ciertamente el éxito de la dieta y el incremento de la fuerza juega un rol aquí.

Donde tendrás un problema de energía es cuando estés sobredosificando los carbohidratos y, como discutiremos luego, incrementando los niveles de serotonina en el cerebro. Del mismo modo, si vas para atrás y para adelante entre una dieta y otra, como algunas personas han tratado de hacer, la constante transición entre metabolismos para dietas altas en grasas y dietas altas en carbohidratos realmente te sacará de orden.

Aunque la Dieta Anabólica contiene un componente de carga de carbohidratos, no tiene la duración necesaria para que el cuerpo regrese al metabolismo quemador de glucosa. Como la insulina, los crbohidratos están controlados y manipulados por la Dieta Anabólica para maximizar los beneficios del crecimiento y minimizar las pérdidas.

Disminución de los cambios de temperamento: Los fisicoculturistas que hacen Dieta Anabólica han descubierto que no experimentan los amplios y crónicos cambios de temperamento que sufren con otras dietas. Creemos que esto tiene algo que ver con la eliminación de las oscilaciones de insulina que se tienen en una dieta alta en carbohidratos. Es común en una dieta alta en hidratos de carbono el hacer una comida alta en carbohidratos y encontrarse a sí mismo sintiéndose decaído por un buen rato. Entonces, de repente, te reanimas de nuevo. Los cambios de ánimo corren en ciclos, arriba y abajo, en una constante montaña rusa.

En una dieta alta en grasas, no se tienen este tipo de oscilaciones. Se puede comer un bistec y entonces sentirse como para correr una milla. Contrariamente a lo que otros podrían decir, una comida de carne no parece ser lo que te “cae mal en el estómago”. Es cuando los carbohidratos son mezclados con la carne, como una comida de un bistec con patatas, que el sentimiento debilitante de pesadez llega y uno termina camino al sofá.

De nuevo, nuestros cuerpos fueron diseñados y evolucionarin para procesar carne y usarla como energía. El cuerpo tiene un muy eficiente método de quemar grasas. A menos que se mezclen con carbohidratos, una comida alta en grasas te dejará siempre listo en vez de estancado en un estado de “capa caída” pendiente de un rato para una siesta.

Estabiliza el SPM (Síndrome PreMenstrual): Con los cambios de ánimo, hemos visto evidencias de que la Dieta Anabólica puede también limitar los efectos del síndrome pre-menstrual. Muchas mujeres que tienen gran dificultad con su temperamento y energía en el período anterior y durante la menstruación han reportado una gran disminución e incluso cese total de estos síntomas después de hacer el cambio metabólico a la Dieta Anabólica.

Es más fácil: Los tiempos son importantes en esta dieta. Puedes estar limitado en lo que se come en algunos momentos de la semana, pero puedes siempre satisfacer un antojo por acualquier comida durante el momento adecuado del ciclo de siete días. Puede comerse virtualmente lo que sea en esta dieta. Solo tienes que comerlo en el momento apropiado.

A diferencia de otras dietas, NO TIENES QUE DEJAR TUS COMIDAS FAVORITAS EN ESTA DIETA. Psicológicamente, no terminas sintiéndote como algún tipo de mártir constantemente sacrificado por la dieta.

BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DE LA DIETA ANABÓLICA
  • Incrementa la Energía
  • Disminuye los cambios de temperamento
  • Estabiliza el síndrome premenstrual (SPM)
  • Fácil de mantenerla
  • No es necesario desterrar las comidas favoritas para siempre
  • Sociabilidad
  • Conveniencia
  • Sin ansiedad
  • Alivio de fin de semana
  • Construye confianza

Es social: Uno de los mayores problemas con la mayoría de las dietas es que ellas son antisociales. Uno está tan restringido en lo que puede comer que , cuando uno va a una fiesta u otras actividades sociales se haya a si mismo apartándose de la gente a causa de sus necesidades nutricionales especiales. No puedes comer lo mismo que ellos y terminas alineándote a ellos o sintiéndote como un paria. Los fines de semana, con esta dieta, cuando se llevan a cabo la mayoría de las actividades sociales, puedes comer cualquier cosa que cualquiera pueda comer. Si quieres pizza y cerveza, está bien.

La Dieta Anabólica es también muy conveniente, incluso si es un día de semana y uno está en la vía. Cualquier restaurante al que uno vaya sirve algún tipo de carne. Sólo ordenar un bistec y apartar la patatas fritas. Incluso se puede ir a McDonald’s si se desea. Sólo ordenar ese doble cuarto de libra sin nada, apartar el pan, ponerle mostaza y “pa’dentro”.

Sin ansiedad: Mucha gente en dieta se haya constantemente pensando en comida. ¿Cuándo es mi próxima comida? ¿Qué puedo comer? ¿Qué no puedo comer? Están famélicos. Esto no pasa en esta dieta.

Con la Dieta Anabólica, tu cuerpo requiere más calorías para mantenerse a sí mismo. Incluso cuando se está perdiendo peso no se está hambriento como se estaría con una dieta alta en carbohidratos. No tendrás esos antojos de querer comer 10 barras de chocolate. Incluso si se está en un intenso ciclo pre-competición y realmente en una fase de corte, te puedes poner algo ansioso, pero nada como te pondrás en una dieta alta en carbohidratos.

La grasa sacia más. Retrasará la sensación de ansiedad. Te sentirás más satisfecho después de comer. Esto es probablemente porque no incrementa los niveles de insulina. Cuando se está en una montaña rusa de insulina con la dieta alta en carbohidratos el cuerpo nota la caída del azúcar en la sangre, esto ¡empuja un llamado de emergencia a COMER! Esto no pasa con la Dieta Anabólica. Te hallarás a ti mismo perdiendo grasa corporal y quizá, por primera vez en tu vida, como un fisicoculturista, no estarás famélico.

Es simple de aplicar: Los fines de semana, por supuesto, no te preocuparás sobre la comida que comerás. Todo “se vale”. Durante la semana, las cosas se ponen algo más duras, pero no mucho. Todo lo que tienes que recordar es mantener los carbohidratos bajos. Todo lo demás – tocineta, jamón, huevos, bistecs, queso – ¡a por ellos! No hay grandes gráficos. Sin libros de recetas. Si sólo mantienes tu foco dietético en carnes y huevos no puedes equivocarte.

De nuevo, la carne es una comida increíble. Es una de las mejores, una de las comidas más nutrientes que tenemos disponibles. Tiene beneficiosos componentes que ningún otro alimento posee. En el día a día, no puede ser vencida.

Alivio los fines de semana: Aquí no estás en una cruzada. Los fines de semana se permite comer los alimentos que han sido antojos aunque, después de estar a dieta por un tiempo, te darás cuenta que irás perdiendo esos deseos por consumir carbohidratos. De hecho, cuando los fines de semana lleguen, el sábado en la mañana te darás cuenta de que no estás tan interesado en los hidratos de carbono.

Aunque una vez que ingieras ese primer carbohidrato y el boom de insulina comience, te podrías dar cuenta de que estás “enamorado” de ellos nuevamente. Ese romance pasará. Para el domingo estarás generalmente cansado de todos esos carbohidratos y más que listo para volver sobre la etapa de la dieta alta en grasas, baja en carbohidratos y dejar los momentos de “capa caída” atrás.

Construye confianza: Después de estar en la dieta por un rato, verás todos esos músculos crecer, perder grasa corporal y darte cuenta de que, “¡Oye, esto realmente no es tan difícil!” Los resultados engendran confianza y la confianza engendra resultados. Muy pronto estarás en una aplanadora dirigida directamente hacia el cuerpo que has estado soñando.

Acerca de culturismodigital

Aficionado al culturismo.
Esta entrada fue publicada en Nutrición. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a THE ANABOLIC DIET – La Dieta Anabólica (en español – Parte III)

  1. Agata dijo:

    Buenos días: Estaría muy interesada en que me indicárais que tipo de alimentos debo de comer en éste tipo de dieta anabolizante. Mi médico me la ha indicado, porque yo he sido vegtetariana desde hace 17 años, y ahora tengo que empezar a comer carne…estoy empezando con Jamón serrano, lomo, pollo, pavo y algo de pescado, pero tengo miedo de coger excesivo peso y grasa corporal. Podéis indicarme como comer, qué tipo de alimentos, y a qué horas ingerirlos?

    Un saludo

    • culturismodigital dijo:

      Hola Ágata!!!
      Si llevas siendo vegetariana 17 años puede que te cueste un poco adaptarte a consumir proteínas de origen animal. Antes de iniciarte con una “Dieta Anabólica” como las que sugiere el Dr. Di Pasquale (que en muchas ocasiones cuesta llevarla hasta para los “carnívoros”), te sugiero que vayas incluyendo protínas de origen animal en tu dieta de forma progresiva. Iniciando con el pescado, luego con las carnes blancas como el pollo y el pavo, para finalmente incluir las carnes rojas y/o crudas… Luego de que ya estés habituada al consumo de proteínas de origen animal, podrías empezar a incrementar el consumo porcentual de proteínas en tu dieta hasta alcanzar el porcentaje recomendado en las dietas del Dr. Di Pasquale (extremadamente bajas en hidratos de carbono y altas en proteínas de origen animal). En los próximos capítulos, el Dr. Di Pasquale hace varias propuestas de dieta (variando la cantidad de calorías). Pero no he terminado la traducción para subirlas!!!

  2. culturismodigital dijo:

    Estimados visitantes,
    Por problemas técnicos, la gran mayoría de los comentarios y preguntas realizadas en las diferentes entradas de este blog desde el 14 de octubre hasta hoy, se perdieron. Si algún visitante formuló una pregunta o hizo algún comentario a partir de esa fecha agradecemos la repita a partir de hoy que logramos recuperar la operación del sistema.
    Disculpen los inconvenientes.
    CULTURISMO DIGITAL

Los comentarios están cerrados.